Secciones

Secciones

Reglas para comentar

1) Los comentarios ofensivos serán borrados
2) Los comentarios deben tener alguna relación con el tema del post
3) Se agradecerá el aporte de argumentos con referencias para que podamos ampliar el debate

21 de noviembre de 2008

Tengo un sueño

Por: Boris Leonardo Caro (especial para La polémica digital)

Es el año 20 de cualquier siglo futuro. Cuba aún aparece en los mapas. Los ciclones no han diezmado su terrestre silueta –la otra figura, la de la utopía, es menos vulnerable a vientos y olas.

En la página 3 de uno de los diarios nacionales, la presidenta habla en una fábrica. La fotografía es extraña. Los obreros –overol azul y cascos blancos–, se sientan en círculo, junto a la primera ciudadana, que se distingue por su peinado afro y por el vestido celeste. Su único adorno es un collar de cuentas amarillas y doradas. La gobernanta es hija de Oshún.

En la sección de económicas, el ministro de Finanzas se reúne con campesinos de una comunidad serrana. No lo dice el pie de foto, pero sabemos –lo sabe la ciudadanía de ese año 20– que el ministro es homosexual. Pero a nadie le importa. El ministro ha llegado a su posición por una audaz reforma que acabó con añejas incoherencias en el sistema monetario del país. Tiene 37 años. Sobre sus hombros carga a uno de sus hijos.

En la página 16 nos sorprende una foto a cuatro columnas y 256 colores. Es el líder de una banda de rock que ha concluido en la Plaza de la Revolución una gira a lo largo de la isla.

Más abajo, el protagonista de la última teleserie revela detalles de su carrera. Es un actor negro, de unos 50 años. En la historia encarna a un maestro de escuela secundaria –no a un esclavo del siglo XIX, no a un criado del XX, no a un marginado del XXI. Ama, sufre, discute, se lamenta, acaricia, vive.

Casi al cerrar periódico encontramos el testimonio de una joven empresaria holguinera que ha transformado el sector de los restaurantes especializados. Su compañía posee una docena en el país.

En el diario descubrimos algunas imágenes de La Habana. No es una ciudad de neones, sino de prístinos edificios art nouveau y art déco. De barrios limpios, murales coloridos, osados diseños, luz. También encontramos escenas de Santiago de Cuba, de Gibara, de Jagüey Grande, de Artsemisa, de Guane.

Y en la primera plana… ¿Qué pondrían ustedes en la portada del periódico de ese año 20?

1 comentario:

Boris dijo...

Sueños compartidos, aunque yo viva 10metros bajo la nieve o la arena de desiertas latitudes.